Elisa Ortega Montilla es una artista que vive y trabaja actualmente en Santa Bárbara, California. Antes de centrarse en el arte, Elisa dedicó más de una década como trabajadora social en España, Guatemala y Los Ángeles.

Elisa se graduó con un Máster en Bellas Artes en la Universidad de California - Santa Bárbara, donde la universidad la eligió como Artista en Residencia durante el curso 2019-2020. Sus obras han sido mostradas en exposiciones colectivas e individuales en España, Guatemala, México y Estados Unidos, y reseñadas en The Los Angeles Times, The Los Angeles Review of Books, Hyperallergic, Artillery, KCRW, VoyageLA Magazine y el Mes de la Mujer de la Universidad de California. Estas incluyen espacios como Sur: Biennial en el Museo de Arte de Torrance, la Galería Municipal de Arte de Los Ángeles, el AD&A Museo en Santa Bárbara, las Escuelas Pías (UNED) en Madrid, y participaciones en la Feria Internacional de Arte QiPO 2020 en la Ciudad de México, y la Feria de Arte Contemporánea Spring/Break de Los Ángeles entre otros.

Elisa está preparando actualmente su primera exposición individual para el Museo de Arte de San Luis Obispo, titulada Objectifying. Su nuevo trabajo explora el cuerpo humano de una manera sensual a través de formas antropomórficas no-binarias talladas en madera con engarces de ropa interior reciclada.

Crecer escuchando a mi abuela contar historias de la Guerra Civil española mientras remendaba y arreglaba ropa y objetos viejos, ha marcado la forma en que me relaciono con los materiales que empleo en mi práctica artística. Lo que para ella fue resultado de la austeridad económica del Franquismo, años más tarde se ha convertido en una opción ética y artística en mi estudio.

Por medio del arte expreso tres aspectos fundamentales de mi identidad: mi experiencia como mujer y mis valores feministas, mi realidad bicultural como española viviendo en el extranjero, y mi compromiso con la sostenibilidad ambiental como respuesta necesaria al consumismo y el cambio climático.

Mi práctica artística abarca distintas expresiones, desde instalaciones site-specific diseñadas para espacios concretos con materiales reciclados, como colaboraciones y performances con artistas de teatro y danza contemporánea creando escenografías, hasta creaciones escultóricas de pequeña y mediana escala que combinan el tallado en madera con los textiles y materiales reciclados. Con mis obras y proyectos abordo temas de interés personal como la memoria, el legado, la transformación, la inmigración y la identidad. Desde mi sentimiento de aculturación y desplazamiento al vivir entre dos culturas, a mi exploración íntima de qué significa ser mujer en el siglo XXI, teniendo una mirada crítica sobre las normas de género, en especial aquellas relacionadas con la sensualidad, la sexualidad y la cosificación del cuerpo femenino.

Me siento atraída por la naturaleza expresiva y liberadora de la abstracción, por su carácter no didáctico ni literal, y por su naturaleza más flexible, que me proporciona un lenguaje universal y emocional que trasciende regiones, estructuras y categorías. En mi proceso de creación mezclo elementos del presente y el pasado; de lo producido en masa, desechado y reutilizado, con lo hecho a mano; y técnicas más tradicionales combinadas con otras más experimentales.